“Padre Pedro” es una obra dramática de José Ignacio Serralunga que habla, aprovechando una anécdota muchas veces reconocible en personas reales, de las incapacidades de los seres humanos, de las falencias, de las mitades que nos faltan y de cómo intentamos encontrarlas en otros.

PADRE

La historia se sitúa en un pequeño pueblo del interior, y la trama muestra la relación compleja que existe entre el sacerdote de la parroquia y el sacristán que cuida la casa parroquial.

 El conflicto se genera por la relación amorosa que el padre Pedro mantiene con Ángeles, la esposa de Dante, el sacristán. Lo que genera, después de la última misa de domingo, un duro enfrentamiento entre ambos, dentro del cual se evidencia la relación de poder y violencia que ejercen hacia la mujer; violencia física, de parte de Dante, y psicológica de parte del Sacerdote.

Entre detalles mínimos y cotidianos, dentro de ese enfrentamiento, aparecen lentamente las mutuas dependencias, las debilidades y las contradicciones de sus vidas. Su pequeño mundo se transforma en una ventana desde la cual pueden vislumbrarse las miserias de una sociedad contradictoria.

Este texto, logra a través de la singularidad de los caracteres, algún grado de universalidad, ya que, más allá de modismos, expresiones o referencias geográficas –muy concretas y de base real- refleja la naturaleza humana, y por eso, la posibilidad de ser interpretada en diversas regiones. Así, ha tenido el placer y el privilegio de que haya sido puesta en escena en Ciudad Guyana, Venezuela, en San Juan de Puerto Rico y en varias ciudades de Argentina, como Buenos Aires, Mendoza o Corrientes y ahora, también en la hermana trasandina, Chile.

El texto obtuvo en Argentina una Mención Especial en el prestigioso Concurso de Obras Inéditas de Teatro 50º Aniversario del Fondo Nacional de las Artes, en 2008.

Producción General:

Eric Ascui 9 78642082

eric.ascui@gmail.com